Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘The Claim of Reason’

Cavell - PianoLa versión castellana de Reivindicaciones de la razón, seguramente la obra magna de Stanley Cavell (seiscientas y pico páginas a las que no me habría gustado enfrentarme), incluye un prólogo en el que Cavell, consciente de la dificultad de su escritura, habla de su experiencia como autor traducido. Aquí unos fragmentos:

¿Qué podría esperar razonablemente un autor de una buena traducción de su libro? Es decir, aparte de la esperanza natural de hacer nuevos amigos del libro entre quienes de otro modo seguirían siendo extraños al mismo. Después de todo, uno escribe principalmente para extraños.  Yo he esperado –y algunas veces me he visto recompensado por el cumplimiento de la expectativa– que la traducción me arrebatase el libro de las manos, como para probarme a mí mismo que mi libro tenía uan vida al margen de mí, y que, al mismo tiempo, me lo devolviese con aspectos de su semblante que yo no había apreciado.

Me han dicho muchas veces que mi escritura es difícil de traducir debido a ciertas presiones que impongo a la lengua inglesa, por ejemplo, empleando palabras en contextos poco comunes, o empleando modismos o haciendo alusiones con una palabra alterada, o ampliando las sentencias más allá de su escala normal. […] Mi meta es alcanzar la precisión mediante las ricas formas que tiene el lenguaje de conseguir precisión: por cualificación y modificación, por exclusión y salvedad, por repetición cum variación, mediante ejemplos incesantes, haciendo hablar a las palabras en contextos que las toman por sorpresa […].

Un ejemplo […] aparece en la primera sentencia del libro, que abarca hasta más de doscientas palabras […]. Los traductores (a otros lenguajes diferentes del español) me informaron de que se les había aconsejado dividir la primera sentencia en una serie de sentencias más cortas, algo que no habría de resultar particularmente difícil de hacer, pero no se debe a que haya alguna dificultad lingüística en traducirla tal y como está. Claramente, la dificultad de traducción en este caso se encuentra en mantener la fe, contra quienes dudasen, en que el autor se había percatado de la sentencia es extrañamente larga y que alguna razón tendría para construirla de la forma en que se encuentra. Dicha razón no tiene sólo que ver con llamar la atención sobre la forma fatídica con que se empieza a hacer filosofía, sino con sugerir que está en la naturaleza de la filosofía, al menos como este libro la entiende, reconocer perpetuamente la necesidad de empezar de nuevo, de volver atrás, como si se hubiese perdido algo en el camino, o como si se hubiese perdido el camino mismo.

Clases más obvias de dificultad incumbirán a giros de frases o alusiones que no son familiares en el lenguaje anfitrión. Por ejemplo, el énfasis que pongo en la diferencia entre el acuerdo sobre nuestro lenguaje (sobre algo que nosotros decimos) y el acuerdo en nuestro lenguaje (en todo lo que decimos) es fundamental […]. Y es inevitable que se pierdan ciertas alusiones, o ciertos matices, o ciertos efectos dialectales. Todo esto forma parte de la fascinación, en realidad de la revelación, que hay en aceptar la diferencia irreductible de las distintas voces. Pero lo que quiero subrayar ahora no es esta irreductibilidad potencialmente creativa, sino atestiguar que lo que tiene la misma importancia, en una empresa tan imponente como la traducción de este extenso libro, es que toda ella lleve la impronta de una sensibilidad resuelta a acompañar a otra en una orilla distante –no acompañarla simplemente, como reza el dicho, a lo largo de todo el viaje sin más (sin aportar nada de interés por su parte), sino acompañarla, como he oído decir que hacen los pianistas con talento en los recitales de canto, suministrando el aire que apoya los vuelos de una canción–.

La traducción de Reivindicaciones de la razón la firma el profesor Diego Ribes y la editó en 2003 la editorial Síntesis. La imagen de Cavell que ilustra el post está tomada de The Chronicle of Higher Education.

Read Full Post »