Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘saraos’

Breakfast at Tiffany'sVarias son las razones por las que he escrito el último trujamán. Una de ellas fue el ataque de risa que me dio al ver que cierto centro de formación proponía un curso para aprender a hacer contactos en congresos y eventos varios. (Sí, a eso hemos llegado en la sociedad del espectáculo.) Es cierto que el mundo editorial siempre ha tenido cierta tendencia al faranduleo y que en algunos actos pueden hacerse contactos, pero –al menos en mi experiencia– eso ocurre de uvas a peras, así que, si a uno no le gusta compartir charlas y copas, seguramente obtendrá mejor provecho por las vías formales. (En el pizarrín situado a la entrada de la librería Taifa de Barcelona, leí un día: «Si no gusta, leer no sirve de nada». Algo parecido, creo, podría decírsele a quien tenga intención de asistir a saraos sólo con afán arribista.)

Es verdad: mi primer libro me llegó gracias a la intermediación de Juan Gabriel López Guix, que había sido profesor mío en la universidad; mi primera traducción del italiano fue un libro que no pudo aceptar Celia Filipetto; en alguna ocasión he traducido a cuatro (y hasta seis) manos con María Alonso y Ana Guelbenzu gracias a los contactos de uno u otro; es más: los treinta trujamanes que llevo escritos son, en parte, culpa de Juan de Sola y una charla de sobremesa. En todos estos casos, no obstante, la relación trasciende lo profesional y va más allá del guión protocolario del manual de autoayuda. Lo que me llevo a casa tras verlos, no es un nuevo número en la agenda, sino intercambios que te hacen un poco más persona, que es lo que ocurre frecuentando la compañía de gente cabal, sean o no traductores.

Decía en el artículo que en ocasiones los encuentros asociativos desamparan un poco al novato (supongo que es lo normal en círculos donde la mayoría de gente se conoce desde hace años), de aquí la importancia de dejar clara la voluntad de abrir el círculo a las nuevas generaciones. Jornadas como El Ojo de Polisemo parecen un paso adelante en este sentido. De todos modos, que nadie se crea que las reuniones gremiales son Jauja; suelen dominar dos temas de discusión: el reseñista tal no me nombra; el editor cual paga poco. Está bien compartirlo, pero a menudo la queja monopoliza la conversación, hasta el punto de que, a menudo, entre traductores literarios es con quienes menos se habla de literatura.

Todo lo dicho no es exclusivo del mundo traductoril, pensará alguno. Pues es verdad: corrillos los hay en todos lados, trepas y superstars también. Pero es que no somos tan especiales: respiramos, comemos, trabajamos, nos relacionamos, lo mismo que todo hijo de vecino.

Read Full Post »