Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘R. Coll Robert’

Una de las razones inconfesables para crear el blog era, en cierto modo, justificarme ante unos cuantos amigos que albergaban la sospecha de que, en realidad, yo no trabajo. Palabra de que sí (otra cosa es si posts como éste dicen mucho en favor de mi defensa), y a Malaparte pongo por testigo de que si llegué hasta Sofia Loren haciendo strip-tease, fue por motivos estrictamente profesionales: en alguna parte había leído que el primer capítulo de Ieri, oggi, domani (Vittorio De Sica, 1963) estaba ambientado en los barrios populares del Nápoles allá por los años cincuenta.

Por el tráiler nadie lo diría, pero en realidad el capítulo de Adelina de Forcella es una mirada (bastante amable, todo sea dicho) a los bassi napolitanos que se describen en el capítulo final de Kaputt y en La pelle, los cuchitriles de planta baja donde dormían, cocinaban y en general malvivían las clases humildes. Una curiosidad: la primera versión castellana de Kaputt traduce en ocasiones bassi por «bajos fondos», lo que me hace pensar que el pobre R. Coll Robert (además de no saber latín) nunca estuvo en Nápoles.

Ah, no tengo nada contra el doblaje, pero vedla en versión original; no hace falta saber italiano para captar la fuerza expresiva que cada acento tiene en la película.

Anuncios

Read Full Post »

No hay, que yo sepa, estudios acerca de la relación entre Malaparte y la tradición clásica. A lo largo de Kaputt, las referencias a autores grecolatinos son vívidas e íntimas, y en ningún momento tienen apariencia de erudición inerte; y en el caso de La pelle, una de las citas iniciales pertenece al Agamenón de Esquilo (v. 336), y su tema se desarrolla a lo largo de la novela con pasmosa naturalidad.

Aunque las citas no se traduzcan, es necesario localizarlas porque su sentido puede propagarse a otras partes del texto, y un error de comprensión resultará fácilmente en un error de traducción. Google puede ser el primer paso –a menudo nos veremos dirigidos a webs que recopilan máximas o citas famosas–, pero conviene contrastar los resultados con una edición solvente, y aquí incluyo las electrónicas. Entre las webs especializadas en ediciones de textos clásicos, Intratext me parece la mejor, sobre todo por sus herramientas de corpus.

A quienes ven con escepticismo la relación entre la filología y la red –haberlos haylos– les diría que al sufrido R. Coll Robert, primer traductor de Kaputt al castellano, internet le habría ahorrado más de un desliz: en la pág. 338 de su versión (Barcelona, José Janés, 1947) una nota al pie traduce «materiam superabat opus» por «la materia superaba a la obra», lo cual deja claro no sólo que Coll Robert no iba muy ducho en latín, sino que además ignoraba que en realidad la frase es cita de Ovidio (Met. II, 5, donde se describe el palacio del Sol).

Read Full Post »