Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Juan Gabriel López Guix’

Llevaba tiempo dándole vueltas a un post sobre la Biblia y la traducción –que no sobre la traducción de la Biblia–, y si me decido ahora es gracias al articulito que todos los años, por fechas navideñas, nos regala Gabriel, y a cuya primera frase me acojo como motivo y excusa: «En el 2011 se cumplirán cuatrocientos años de la publicación de la Biblia del Rey Jacobo».

Traducir libros es una de las maneras de darse cuenta de que, aunque quizá Dios haya muerto, la tradición cultural europea es eminentemente cristiana. Y para comprobarlo no es necesario recurrir a los grandes libros, sino que hasta la basurilla nos sirve: El código Da Vinci es un ejemplo privilegiado de cómo una leyenda religiosa puede seguir levantando ampollas.

Pero yo me refería más bien al hecho de que tras siete años traduciendo, creo haber topado con pocos libros que no remitan, en un momento u otro, a la mitología bíblica: una guía de Israel, ¡con errores de bulto sobre los hijos de Jacob!; la biografía de Churchill de Geoffrey Best, donde ciertas frases resultan incomprensibles si no se capta el guiño religioso; el ensayo Esposa, no esposada de Anne Kingston, donde se glosa la historia de Judit y Holofernes. No digo nada de los iluminados arrebatos de Malaparte, con referencias a la escalera de Jacob, al Génesis, a José y Putifar, a los evangelios y a los apócrifos Hechos de Pedro.

Ni siquiera se escapa la novela negra nórdica: «[La Biblia] es como un viejo diario […]. Todas las frases incómodas que subrayé en rojo. Aquello quería decir muchas cosas. “Como el ciervo busca los arroyos, mi alma te busca a ti, oh Dios”» (Åsa Larsson, Aurora boreal, trad. Mayte Jiménez y Pontus Sánchez, Barcelona, Seix Barral, 2009, p. 182). Y no quisiera yo saber cómo debío de pasarlas Fernando Santos para traducir ese pedazo de novela de Joseph Heller, Dios sabe (Madrid, Alianza, 1986), cuatrocientas páginas de alusiones constantes a la historia del rey David. (Por lo demás, ignoro el resultado, mi ejemplar es en inglés.)

Gracias a internet, el trabajo de identificar pasajes es relativamente fácil, pero aun así persiste el problema de a qué versión nos remitimos para verterlos: la página de Bible Gateway recoge siete versiones castellanas distintas. La elección no es inocente y tiene sus consecuencias, como Gabriel mismo destacó en un artículo el año pasado.

Expuesto lo cual, ¿para cuándo la Biblia como asignatura obligatoria en las clases de traducción? He dicho.

(Créditos: La fotografía de la escalera de Jacob en la abadía de Bath es de Jamie Gladden, encontrada en su galería de Flickr.)

Read Full Post »

Así se titulaba un breve artículo de Juan Gabriel López Guix publicado en el desaparecido El Trujamán. En él, espetaba un basta ya a quienes caen en la guasa fácil de regodearse en las pifias que todos encontramos de vez en cuando en traducciones de cualquier clase. Recordé este artículo al crear el blog porque varias personas me propusieron dedicar una sección a comentar lapsus que habían encontrado leyendo tal o cual libro.

Pues bien, no sólo no pienso hacerlo (a menos que el error, como dice Gabriel, sirva «como punto de partida para una reflexión más profunda sobre la práctica de la traducción»), sino que, por el contrario, me he propuesto presentar, de tanto en tanto, traducciones que me parecen excelentes. Ya tengo apartados unos cuantos títulos, pero os animo a que me enviéis vuestras sugerencias.

Read Full Post »