Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 septiembre 2009

Ghirlandaio - San Jerónimo en su estudioQue hoy es el día de san Jerónimo, patrón de los traductores, es de todos conocido en el gremio. Menos conocida es su carta Ad Pammachium. De optimo genere interpretandi, una de las primeras «teorías de la traducción». La carta es breve, una docena de páginas, por eso me extraña que no la hicieran leer en la facultad (bueno, es que ahí no hacían leer nada), sobre todo teniendo en cuenta que las dos versiones castellanas que conozco son parciales: las firman Esteban Torre, en su libro Teoría de la traducción literaria (Madrid, Síntesis, 1994), y Daniel Ruiz Bueno, en la antología de Miguel Ángel Vega Textos clásicos de teoría de la traducción (Madrid, Cátedra, 1994). Una edición reciente y completa de la carta es La libertà del traduttore: L’epistola ‘de optimo genere interpretandi’ di Gerolamo, con texto latino, traducción al italiano, introducción y notas de Edoardo Bona (Roma, Bonanno, 2008).

Intelectualadas aparte, a las 18 h se celebrará en la plaza del Rei de Barcelona un acto reivindicativo organizado por las asociaciones ACEtt, APTIC y ASETRAD, así como un homenaje al desaparecido Mario Merlino.

Pues eso, que feliz día del traductor.

Read Full Post »

Karte_Vesuv_MK1888Pues no, este post no va de Malcolm Lowry, sino de Cities of the Underworld, un programa de televisión que en cada entrega explora el subsuelo de una ciudad distinta. Por motivos obvios, a mí me interesaba el capítulo dedicado a Nápoles. Debo decir que el ritmo de la narración es demasiado vertiginoso como para asimilar los datos al vuelo, y el presentador me recuerda demasiado a los soldados estadounidenses que aparecen en La pelle: sanos, infantiles, prepotentes, avasalladores. Y es que a Don Wildman le da bastante igual con qué técnica construyeron los griegos las gigantescas cisternas subterráneas que hay bajo la ciudad del Vesubio; él, cual freudiano estricto, lo que quiere es penetrar túnel adentro, cuanto más adentro mejor. Atención a la parte donde se habla del culto a los muertos. Podéis ver el programa entero aquí .

Por cierto, que la ilustración está sacada del Konversations-Lexicon de Meyer, del que procede asimismo la cita con la que Malaparte abre Kaputt.

Read Full Post »

A veces las casualidades se concatenan. Hace años, por un golpe de suerte, gané el concurso semanal del foro de Verbàlia, de mi paisano de Horta el admirado Màrius Serra. Mi contribución fue un ejemplo de traducción magistral, extraído del doblaje al catalán de la serie Black Adder, protagonizada por el genial Rowan Atkinson. El premio: el poemario Que dormim? de Enric Casasses (Barcelona, Edicions 62/Empúries, 2002). En las págs. 28-29 se leen unos versos que, por circunstancias que no vienen al caso, en su momento se me revelaron casi proféticos:

I quatre passes més avall
entre l’estepa roja i la blanca
asseguts a la terra pura
jo i aquesta que és molt rebeca
érem feliços o potser o quasi
mentre callàvem i ens el bevíem
el pitjor vi que he tastat mai
una hora nostra de tots tres que érem
una, dona, dos, home, tres, món
i de traductor intèrpret el vi–

[Y cuatro pasos más abajo/entre la estepa roja y la blanca/sentados en la tierra pura/yo y ésta que es muy rebeca/éramos felices o quizá o casi/mientras callábamos y nos lo bebíamos/el peor vino que jamás haya probado/una hora nuestra de los tres que éramos/una, mujer, dos, hombre, tres, mundo/y como traductor intérprete el vino–]

Como el azar tiene estas cosas, semanas después Enric Casasses fue invitado a la facultad (por entonces servidor aún estudiaba en Bellaterra) para hablar, evidentemente, de traducción, y tuvo a bien firmarme una dedicatoria muy made in Casasses.

Casasses

Read Full Post »

Cristo proibitoSe suele pensar que la censura consiste únicamente en quitar: «la tijera» la llaman a menudo de forma muy gráfica. Por eso me ha sorprendido una pequeña «morcilla» que me he encontrado en la traducción de La pelle de Manuel Bosch Barrett. En el capítulo VI, mientras Malaparte recorre a caballo la estepa ucraniana, la noche cae sobre él y se crea una escena de tintes oníricos. De pronto, una voz pregunta (ed. Martellini, pág. 1.131):

«Ah, sei un cristiano, tu?». Io risposi: «Sì, sono un cristiano». Una risata di scherno accolse le mie parole, e alto correndo sulla mia testa si allontanò, andò a spegnersi a poco a poco laggiù nella notte.
«E non ti vergogni d’esser cristiano?» gridò la voce.
Io tacevo. Curvo sul collo del cavallo, il viso affondato nella criniera, tacevo.
«Perché non rispondi?» gridò la voce.

Veamos el mismo pasaje en la traducción castellana (Barcelona, Plaza & Janés, 1963, pág. 200):

–¡Ah! ¿Conque tú eres cristiano?
Yo respondí:
–Sí, soy cristiano.
Y la voz gritó:
–¡Ah, ah, ah! ¿Y no te avergüenzas de ser cristiano?
Y yo respondí:
–No, no me avergüenzo de ser cristiano.
Un risa sarcástica acogió mis palabras, y corriendo alta sobre mi cabeza se alejó, fue apagándose poco a poco en la lejanía de la noche.

Bosch Barrett añade por decoro la respuesta del protagonista, inexistente en el original. Decoro innecesario, hay que decir, pues Malaparte se define a sí mismo como cristiano mil y una veces a lo largo de su obra. Lo han notado, entre otros, Sandra Covino («“La pelle” di Malaparte: i procedimenti della prosa e il modelo dannunziano», Strumenti Critici, núm. 2, mayo de 1999, pág. 239): «El nombre de Cristo es una recurrencia lexical casi obsesiva, y recorre toda la obra del versátil Malaparte: baste citar los títulos de su película Il Cristo proibito y de la novela incompleta e inédita Un delitto cristiano».

Volveremos sobre Malaparte y la censura; de momento, una moraleja: por lo visto la censura se extiende hasta los silencios.

Read Full Post »

Unos por otrosEl funcionamiento de algunas editoriales es ciertamente curioso. RBA acaba de conceder el III Premio Internacional de Novela Negra RBA a Philip Kerr, lo cual me parece perfecto. Lo que no entiendo es que la misma casa que le concede el galardón lo edite de tan malas maneras. La trilogía Berlín Noire, que había sido traducida por María Isabel Merino Sánchez para Mondadori, continuó en RBA con Unos por otros. El plazo para su traducción era tan ridículo que la editorial tuvo que repartirla entre las compañeras Ana Guelbenzu y Sílvia Pons y un humilde servidor. Traducir dignamente a varias manos es de por sí complejo; hacerlo en tiempo récord y con una falta de comunicación absoluta por parte de la editorial, casi una proeza. Con todo, el resultado, a qué no decirlo, fue francamente bueno, pese a lo cual la siguiente entrega de la serie le fue encargada a Marta Pino (cuya trayectoria, por lo demás, me hace pensar que realizó una labor estupenda), sin consultar siquiera con los parias que les habíamos solucionado la papeleta un año antes. Esto me hace pensar que quizá existen dos categorías de traductores: los que traducen y los especialistas en quitarle las castañas del fuego al editor de turno. Por no hablar del despropósito que de por sí representa cambiar de traductor a cada libro de una serie. Luego RBA se descuelga diciendo que lo que pretende es «normalizar y prestigiar la novela negra». Cualquiera lo diría.

Read Full Post »

Dictadores políglotas

En el capítulo V de La pelle se menciona a cierto coronel Dolmann, «vera testa política di Hitler a Roma» (ed. Martellini, pág. 1.107). Averiguando quién era el tal coronel y si la ortografía del apellido es la correcta (Malaparte suele tener lapsus a la hora de escribir antropónimos y topónimos; y en efecto: resulta que el nombre real es «Dollmann»), doy con este chiripitifláutico foro, donde me entero de que Dollmann fue el intérprete de Hitler y Mussolini, de que escribió unas memorias, y (aquí viene lo bueno) de que existe un vídeo con una alocución de Mussolini en inglés. Os lo copio abajo, y, de propina, añado el del ya famoso discurso de Franco. Impagables.

Read Full Post »

larsson
El amigo Seleucus lleva unos días dando guerra a las editoriales que trabajan a base de traducciones indirectas. Hoy aparece en su blog un artículo mío al respecto, centrado en las traducciones de Stieg Larsson al catalán.

Read Full Post »

Henri-Pierre RochéDurante estos días tostándome al sol en las calas de Ibiza y Formentera he estado leyendo Jules et Jim de Henri-Pierre Roché. En el capítulo VI de la primera parte, Lucie cita unos versos de Goethe y se los hace traducir a Jim:

Ils se turent de nouveau. Elle cita :

Alle das Neigen
von Herzen zu Herzen
ach wie so eigen
schaffet das Schmerzen.

– Traduisez, dit-elle.
– Toutes les inclinations qui vont de coeurs à coeurs, ah ! mon Dieu, mon Dieu ! comme elles créent des doleurs, dit Jim.
– Pas mal, dit-elle en souriant, bien que le « mon Dieu ! mon Dieu ! » soit ajouté.

Qué estampa tan francesa… Y hablando de infidelidades, ¿a vosotros también os gustó más la película que el libro?

Read Full Post »

Buena parte de las XVII Jornadas en torno a la Traducción Literaria (Tarazona, 25-27 de septiembre) estará dedicada este año a la traducción teatral. Esto me ha recordado un artículo de Larra que seleccioné allá por 2005 para una antología sobre la traducción para la (¿extinta?) revista Torsimany, proyecto que nunca llegó a buen puerto. El texto («De las traducciones», aquí abreviado) está tomado de los Artículos, editados por Carlos Seco Serrano (Barcelona, Planeta, 1964, págs. 942-947). Tal vez cuelgue más en el futuro.

Varias cosas se necesitan para traducir del francés al castellano una comedia. Primera, saber lo que son comedias; segunda, conocer el teatro y el público francés; tercera, conocer el teatro y el público español; cuarta, saber leer el francés, y quinta, saber escribir el castellano. Todo eso se necesita, y algo más, para traducir una comedia, se entiende, bien, porque para traducirla mal, no se necesita más que atrevimiento y diccionario: por lo regular el que tiene que servirse del segundo, no anda escaso del primero.

[…] La tarea, pues, del traductor no es tan fácil como a todos les parece y por eso es tan difícil hallar buenos traductores; porque cuando un hombre se halla con los elementos para serlo bueno, es raro que quiera invertir tanto trabajo sólo en hacer resaltar la gloria de otro. Entonces es preciso que sea muy perezoso para no inventar, o que su país tenga establecida muy poca diferencia entre el premio de una obra original y el de una traducción, que es precisamente lo que entre nosotros sucede.

Nuestro teatro moderno carece de buenos traductores. Entre todos se distingue Moratín: nótese como en El médico a palos españoliza una comedia, producción no sólo de otro país, pero hasta de una época muy anterior; hace con ella el mismo trabajo que Molière había hecho con Terencio y Plauto, y que Plauto y Terencio habían hecho con Menandro. No era Marchena poeta cómico, pero merece un lugar distinguido entre los traductores. Gorostiza fue menos delicado, si tan buen traductor, porque alcanzó un tiempo en que era más fácil revestirse de galas ajenas; y así, sin que queramos decir que siempre fue plagiario, muchas veces no vaciló en titular originales sus piraterías.

[…] Parece que de las dos cosas que hemos dicho ser necesarias para traducir mal una comedia, los traductores de estas dos novedades [La viuda y el seminarista y Los guantes amarillos] no han tenido más que una, esto es, el atrevimiento, porque a haber tenido también diccionario, imposible es que hubiesen hecho tan mezquinos truchimanes.

[…] El teatro español es una confusión; algún autor, algún actor, algún traductor; fuera de esas excepciones todo es caos y un completo olvido, por mejor decir, una ignorancia completa del arte, del teatro y de la declamación.

Diga usted esto sin embargo y verá usted levantarse en contra de la crítica autores, actores y traductores en masa; y en realidad, ¿quién tiene razón? ¿De parte de quién está el público? Lo ignoramos; el público pasa por todo, ni silba un autor, ni un actor, ni una traducción; ¡es posible que haya teatro en semejante apatía, con tan lastimosa indiferencia! No. Si ha de seguirse nuestra opinión, ciérrense los teatros; porque no hay reforma ni mejora posible donde no hay por parte de nadie amor al arte.

Read Full Post »

El mar

Servidor se ha pasado el verano en la ciudad, como decía la canción de Joe Cocker (de qué, si no, iba a montar un blog…), y mañana, por fin, se marcha unos días al mar, así que no habrá posts.

Hoy hace una semana de la inauguración oficial del blog; en este tiempo ha tenido 397 visitas, con un máximo de 164 visitas el día 31 de agosto. Gracias a todos por la paciencia. Con la de letra que corre impresa o pixelada, pedirle a alguien que te lea es casi un insulto, pero veo que os lo habéis tomado más o menos bien…

Aprovechando que me voy al mar, os dejo con un fragmento de Kaputt que viene a cuento:

Il mare mi turbò, e mi misi a piangere. Nulla, né fiume, né pianura, né montagna, e neppure un albero, neppure una nuvola, dà l’idea della libertà quanto il mare. Neppure la libertà dà l’idea della libertà quanto il mare […]. Quello davanti a me era il mare, il tiepido e delicato mare napoletano, il libero e azzurro mare di Napoli, tutto arricciato di piccole onde, che si rincorrevano con dolce strepito sotto la carezza del vento, odoroso di sale e di rosmarino […]. Quello davanti a me era il mare, era la libertà, e io piangevo, guardandolo di lontano dall’alto di una strada che attraverso una grande piazza scendeva verso la marina, e non osavo avvicinarmi, non osavo nemmeno allungare una mano, temendo che fuggisse, sparisse dietro l’orizzonte (ed. Martellini, pág. 942).

Sed buenos y volved la semana que viene.

Read Full Post »

Older Posts »